Carlos Aguilar

Lo que comenzó como un simple problema con su rodilla, más tarde se revelaron mucho más graves problemas con su salud: él y su madre Lilia se enteraron de que sus riñones estaban fallando.

Carlos Aguilar, de Hillsboro, Oregón, sueña con algún día ser un entrenador de baloncesto. Lo que comenzó como un simple problema con la rodilla, dio a cabo a un examen y inmediatamente una biopsia que reveló graves problemas con su salud: su madre Lilia y él se enteraron que sus riñones estaban fallando. Hoy, seis años después, Carlos está esperando para un  trasplante de riñón para salvar su vida.

"Tengo dolor de cabeza, estoy cansado, sin energía ", dice Carlos de 19 años de su rutina semanal, que está marcada por tres viajes a un centro de diálisis. Allí pasa cuatro horas conectado a una máquina que elimina los desperdicios del cuerpo de forma manual desde su torrente sanguíneo, un procedimiento física y emocionalmente agotador que ha perturbado su vida como un estudiante de la secundaria de Glencoe High School. Su madre Lilia hace todo lo posible para cuidar de él y su hermana pequeña Brisa durante este momento difícil.            

"Aceptando lo que pasó fue difícil. Al principio todo se me amontono, me dijeron lo que pasaba con mis riñones, y después no se alcance a graduarme de la escuela, y saber que no iba poder hacer lo que yo quería, era difícil... Tengo mucha ayuda de mi familia, pero ha sido duro ", dice. El apoyo financiero y emocional de su escuela y la comunidad ha reforzado Carlos durante todo el año pasado, mientras que su salud física se ha deteriorado y la necesidad de un trasplante se ha vuelto más urgente.            

Desafortunadamente, la historia de Carlos no es extraña. Los que están en la lista de espera para un trasplante tienen dos opciones: que sean compatible con de un donante fallecido a través de un centro de trasplantes regional, o encontrar un donante en vida de riñón compatible. Muchas personas que necesitan trasplantes no pueden conseguirlo, debido a la falta de donaciones. De acuerdo con los EE.UU. Departamento de Salud y Servicios Humanos, la dificultad de encontrar un donante compatible es más complicado para las poblaciones hispanas. Esto se debe a "los tipos de sangre compatibles y cualidades del tejido marcadores críticos para el donante / recipiente de igualación es más probable que se encuentra entre los miembros de la misma etnia" (2012). Menos donantes hispanos significa menos donantes que son compatibles.            

La importancia de registrarse para ser un donante de órganos, ojos y tejidos es clara: una mayor diversidad de donantes significa mejores posibilidades para las personas en lista de espera. Para personas como Carlos, registrándose para ser un donante y dando a conocer sobre la donación en vida es una oportunidad "como si alguien me estuviera salvando la vida".            

Para obtener más información sobre la donación anónima de riñón vivo, por favor visite el Pacific Northwest Transplant Bank.